¡Es momento de pasar a la acción!

Estoy sentado frente al ordenador escribiendo esta entrada del blog. Pienso en el crowdfundig, llevamos ya veinticinco días y estamos lejos del objetivo. Muy lejos…. Es el momento de detenerse, analizar la situación y encontrar qué estamos haciendo mal.

Durante estos días de campaña he oído todo tipo de opiniones, desde quien me dice que a la gente le importa bien poco el mar, las ballenas, el mundo en general: “Solo les importa su vida y ya tienen suficientes problemas”. Hasta los que me han comentado que tal y como está el mundo de guerras, hambrunas, problemas políticos y la grave crisis económica que acabamos de pasar, “eres un ingenuo si piensas que alguien te va a ayudar con tu proyecto para cambiar el mundo”.

Tengo que reconocer que la gran mayoría de las persona a las que he invitado a participar me han ignorado completamente. Las menos, me han dicho:”¡Qué bonito!” y poco mas. Nadie, absolutamente nadie se ha negado a colaborar, lo ha rechazado directamente o ha hecho una mala crítica, sin embargo, ahí se han quedado las buenas intenciones. Nadie ha pasado a la acción después de dar su opinión.

¡Es el momento de pasar a la acción! Y te voy a explicar por qué, tal vez hasta ahora no haya descrito con claridad los objetivos del proyecto, no lo haya hecho bien, aún así, nada de lo que se pretende con el proyecto EN UN MAR DE BALLENAS ha cambiado.

Por la sencilla razón de que no pretendemos cambiar el mundo, no queremos cambiar a nadie, ni a nada. Solo queremos mostrar lo que conocemos, lo que hemos vivido y lo que hemos descubierto mas allá del horizonte que vemos todos los días. ¿Por qué? Porque nos hace sentirnos bien ese mundo de ballenas que hemos descubierto.

Y es ésta felicidad la que queremos compartir…

Seguir leyendo “¡Es momento de pasar a la acción!”

Anuncios

Paso a paso

Hace varias semanas, cuando comencé con esto del crowdfunding, una persona me comentó:

“Si quieres cambiar algo, comienza con la baldosa que tienes bajo tus pies.” 

No sé si con el proyecto EN UN MAR DE BALLENAS  queremos cambiar algo, una baldosa, varias o el suelo entero. Lo que si puedo asegurar, es lo siguiente; desde que comencé fotografiando ballenas allá por el año 1999 en la Patagonia argentina, muy pocas veces ha habido una baldosa bajo mis pies.

La mayoría del tiempo faltaba sustentación, me sentía desequilibrado, me “faltaba pie”  como se suele decir cuando no hay seguridad en nada de lo que haces y tu vida revolotea sobre ella misma sin avanzar.

Sin embargo, ahora, después de poco mas de diez días de dar a conocer el proyecto y la creación del crowdfunding, la inestabilidad, esos primeros pasos sobre un suelo arenoso e inseguro, van teniendo cada vez un poco mas de consistencia. El interés de algunas fundaciones y empresas privadas por un lado, y el acercamiento de muchas personas, que aunque no pueden aportar económicamente lo que ellas quisieran nos prestan su apoyo para lograr nuestros objetivos, nos hace pensar que lo estamos haciendo bien.

Creemos que este es el verdaderos sentido de este tipo de financiación. La posibilidad de ampliar la visibilidad del proyecto hacia todas las personas que les gustaría participar en este o en otro proyecto. A los que tienen una actitud activa y quieren ser parte y no observadores, bien con una aportación económica o compartiendo los objetivos que nos unen. Tal vez una vez de vuelta del viaje, acojan nuestras exposiciones, quieran que vayamos a contarles nuestras experiencias o simplemente, deseen saber mas sobre este mundo de ballenas y nos llamen para que vayamos a sus escuelas o asociaciones. De este modo nos podemos acercar a todos vosotros y tener una relación directa, para que os deis cuenta que todo lo que hacemos va dirigido a todos vosotros.

Y esto lo cuento por experiencia propia, ya desde muy niño “quería cambiar el mundo” – fantasías de preadolescente- después de ver los documentales de la 2 de Jacques Cousteau o Félix Rodriguez de la Fuente. Durante esos años, tan solo había una gran asociación que luchaba por la defensa de los mares y yo, con mi total ingenuidad, les escribía y llamaba porque quería ser parte de su tripulación. Quería surcar los mares junto a ellos para defender a las ballenas, luchar contra los malvados japoneses que las cazaban y si persistíamos, lograríamos crear el Santuario de Mamíferos Marinos del Atlántico Sur. Allí podrían vivir en paz y a salvo.

Seguir leyendo “Paso a paso”

Colaboran con nosotros en Un mar de ballenas

Esta semana queremos llegar al 30% de nuestro objetivo con vuestras aportaciones. Poco a poco nuestro ilustrador está sorprendiéndonos con sus nuevos dibujos. Si te gustan colabora con nosotros y podrás descargar el archivo digital para que imprimas todas las camisetas de tu familia.

Junto podremos hacer llegar UN MAR DE BALLENAS a todos jóvenes y adolescentes para mostrarles que hay un mundo inmenso por descubrir.

 

Un mar de ballenas

EN UN MAR DE BALLENAS es un proyecto dirigido a jóvenes y adolescentes en el que se unirán el arte y la ciencia. COLABORA EN HACER REALIDAD ESTE PROYECTO y obtén tu recompensa.

Estos son nuestros objetivos y tu puedes colaborar para conseguirlos:

  • Acercar al público en general y en especial a jóvenes y adolescentes una aventura que habla de nuestra historia y al mismo tiempo sirve para despertar el amor a la naturaleza. Todo ello a través de las diferentes disciplinas artísticas. (fotografías, audiovisuales, diseño, ilustración,…)
  • Dar a conocer la situación actual de los lugares donde se desarrolló está gran hazaña marinera.
  • Mostrar la situación actual de la fauna marina del Río y Golfo San Lorenzo, lugares dónde se cazaron ballenas y en especial la especia de ballena franca glacial o ballena de los vascos.
  • Dar a conocer la cultura y situación actual de las primeras naciones de Terranova, Labrador y costa del Río San Lorenzo, lugares donde diferentes tribus colaboraron con los pescadores vascos en la caza de ballenas y pesca del bakalao.
  • Reconocer, preservar y dar valor a la naturaleza, convertirnos en nuevos balleneros de una flota que busca la preservación de los mares, la educación y el reconocimiento de que todos nosotros tenemos mucho que hacer por la naturaleza.

YA ESTAMOS EN MARCHA; crowdfunding “Un mar de Ballenas

Ya está concretado el viaje y el proyecto, sabemos a dónde vamos y con quién vamos a estar. Sabemos qué trabajo vamos a hacer y en pocos días, nuestro viaje se ha convertido en un proyecto con unos objetivos muy claros.

Para lograr estos objetivos  nos hemos unido a goteo.org una página web que cuenta con la colaboración de varios ayuntamientos e instituciones públicas. Gracias a ellos hemos creado un crowndfunding para recaudar el dinero que necesitamos. Al colaborar con ellos todos los ingresos de colaboraciones, patrocinadores y sponsor tendrán un certificado que servirá para obtener beneficios fiscales. Al mismo tiempo que podréis adquirir recompensas de todo tipo por cada aportación económica que hagáis.

Con vuestra ayuda lograremos llegas hasta Quebec, Terranova y Labrador para conocer los asentamientos balleneros de sus costas y la situación de las poblaciones de mamíferos marinos. Sin olvidar que allí nos vamos a encontrar con los descendientes de la primeras naciones que recibieron a los cazadores de ballenas en so S.XVI.

Nos vamos a encontrar con una especie de ballena que está apunto de extinguirse y que durante cientos de años la llamaron la ballena de los vascos. Esta especie de ballena se comenzó a cazar en las aguas del Golfo de Vizcaya y cuando se acabó con sus poblaciones, se convirtió en el principal motivo por el que los pescaderos vascos cruzaron el Océano Atlántico.

Vamos a ir a su encuentro, la ballena franca glacial (Eubalanea glaciales) para conocer cómo es su situación y a ser posible, conocer dónde se encuentran las últimas poblaciones. Durante este camino visitaremos a los descendientes de las primeras naciones y conoceremos qué recuerdos existen sobre estos cazadores. Junto a ellos nos adentraremos en un mundo donde hoy están comenzado a despertarse esos recuerdos que hablan de los hombres llegados del otro lado del océano.

PARTICIPAR EN EL PROYECTO es una manera de ayudar a convertirlo en algo real. Entra en la página de goteo.org o haz clic en el enlace UN MAR DE BALLENAS y si quieres conocer mar o participar aquí tienes mas información. También te puedes BALEEN ITSASOAN.

Buscando un mar de ballenas

 

Portada del dossie
Portada del dossie

Todo va sucediendo poco a poco, a su ritmo y sin prisas. Las personas aparecen, las situaciones surgen solas y las nuevas propuestas, te ayudan a ampliar esa idea que puso en marcha todo este proyecto.

Lo que en un primer momento era un viaje a la busca de las ballenas en aguas del Atlántico Norte, ha ido ampliándose con nuevas ideas, nuevas personas y objetivos mas ambiciosos. El proyecto EN UN MAR DE BALLENAS amplia su recorrido y quiere extenderse a lo largo del año 2019.

Su objetivo principal sigue siendo el mismo, UN MAR DE BALLENAS es un proyecto dirigido a jóvenes y adolescentes en el que la fotografía es la herramienta a través de la cual se unirán el arte y la ciencia.

El estudio de los mamíferos marinos del Golfo de San Lorenzo en las costas de Quebec, Labrador y Terranova es la excusa que utilizamos para adentrarnos en ese mundo de ballenas. Los estudios que están realizando diferentes grupos de la zona sobre fauna marina nos ayudarán a comprender la situación actual en la que se encuentran las diferente especies. No tenemos que olvidar que toda esta zona fue el centro de la caza de ballenas entre los siglos XVI y XVII.

Una de las especies mas codiciadas era la ballena franca glacial (Eubalaena glaciales) llamada también la ballena de los vascos. Estos cazadores de ballenas fueron los primeros que comenzaron con la caza industrial de ballenas para vender sus productos en toda Europa.

Pero también es importante la mirada artística, la que busca la creatividad y las emociones para llegar mas allá de lo aparente. UN MAR DE BALLENAS es un proyecto principalmente artístico porque creemos que el arte y la creatividad es el mejora camino para mostrar la naturaleza y volvernos sensibles a ella.

ARTE Y CIENCIA, dos maneras de mirar el mundo que se unen en este proyecto. Dos motivos, también dos excusas para todos los que hemos comenzado a participando en el proyecto UN MAR DE BALLENAS nos sirven para reconocer parte de nuestra historia y también ayudar a dar a conocer esta especie de ballena que en la actualidad cuenta con una población de 500 ejemplares y está al borde de la extinción.

¿Te gustaría colaborar en este proyecto? Hay muchas maneras de hacerlo, ponte en contacto con nosotros.

 

Todo comienza mucho antes…

Antes de salir de casa, antes de saber la fecha de tu avión y tal vez, antes de que hayas tomado la decisión de viajar… el viaje ya ha comenzado.

Faro nocturno.

En mi caso, comencé hace mas de un año, el día en el que fui a una librería y compré un mapa de Canada. Fue entonces cuando mi imaginación comenzó a visitar los lugares a los que quería ir. Esos primero días coloreé en amarillo “fosforito” los nombres de los lugares que quería conocer por su sonido mágico y misterioso al leerlos en voz alta; Toudossac, Kegaska, Mingan, Anticosta, Red Bay… O bien porque había oído hablar de ellos desde mi infancia; la isla de Terranova, Labrador, Quebec,… lugares muy familiares porque hasta allí navegaron mis antepasados para cazar ballenas y pescar bakalao.

Casi un año después, cuando decido continuar definitivamente con el proyecto, una vez mas, comienza a suceder algo inesperado. Los lugares y nombres misteriosos resuenan de nuevo en mi imaginación pero esta vez, todo se vuelve mas real cuando aparecen en mi camino las personas que me pueden hablar de todos esos lugares, contarme historias y alimentar mi ansia de curiosidad con sus experiencias.

Ahora, sí que estoy en el camino…

Una de estas personas la conocí hace unos días. Primero la encontré por casualidad en Internet, no conocía su trabajo y tampoco había oído hablar de el. Nada de esto me sorprende, estoy seguro que las personas solo aparecen en nuestras vidas cuando tienen algo importante que decirnos. Y en este caso, así fue, de repente apareció su nombre unido a uno de los temas que mas me interesa investigar en este viaje, también encontré varios videos, entre ellos, destacó uno que llamó mi atención porque estaba relacionado con este mismo tema; los balleneros vascos que atravesaron el atlántico norte hasta Terranova y Labrador para cazar ballenas.

Así es como conocí a Sabino Laucirica, capitán de la marina mercante, apasionado del mar y sus navegantes, historiador, escritor y un agradable conversador. Un faro que ha servido para encauzar mi proyecto por caminos y lugares hasta hace unos pocos días insospechados.

¡Ballena a la vista!

Ya han pasado dieciocho años desde que comencé este proyecto. Lo inicié en el año 1999 y tres años después lo hice público junto a un libro editado por el departamento de ordenación territorial y biodiversidad del Gobierno Vasco. Aunque ésta solo era la primera parte, terminó absorbiendo todo mi tiempo y energía. Lo que iba a ser tan solo un viaje de unos meses para poder fotografías a estas ballenas en aguas del atlántico sur, junto a Península de Valdés en la Patagonia argentina, se convirtió en una obsesión que ocupó los siguientes años de mi vida.

Todo comenzó con el deseo de saber mas sobre las ballenas francas, la especie que los balleneros vascos cazaban en el Golfo de Vizcaya y que les impulsó a atravesar el Atlántico norte hasta las costas de lo que hoy conocemos como Terranova y en euskara, la lengua que hablaban aquellos cazadores, llamaban Ternua. Como la especia que cazaban los balleneros en el hemisferio norte estaba a punto de la extinción, la fortuna y nuevos amigos me llevaron hasta el hemisferio sur. Allí descubrí un mar repleto de ballenas de la misma especie, la ballena franca austral (Eubalaena australis)

Conocía desde niño la historia de los balleneros vascos por los libros que había en la biblioteca de casa de mis padres, muchos de ellos publicados por la Sociedad Oceanográfica de Guipúzcoa (hoy desaparecida y convertida en Aquarium). Las canciones y leyendas sobre ballenas y balleneros de los diferentes pueblos de la costa son muy populares, muchos de estos pueblos tienen en sus escudos ballenas.

Todavía recuerdo la sorpresa que tuve cuando leí un libro sobre las naos balleneras vascas del siglo XIV, XV y XVI. ¿Cómo era posible que hace tantos años alguien hubiera ideado unos barcos lo suficientemente grandes para atravesar el océano atlántico cargando en sus bodegas de cientos de toneles rebosantes de grasa de ballena, miles de tejas y grandes piedras a modo de lastre? Por fortuna hoy sabemos algo mas de estos aventureros y sus embarcaciones gracias al proyecto de reconstrucción del ballenero San Juan del siglo XVI en la factoría marítima vasca Albaola. Un lugar único que visitar.

Durante estos últimos años se escuchan cada vez mas noticias sobre el encuentro de navegantes aficionados con ballenas y delfines en el Golfo de Vizcaya. Parece que estamos volviendo a recordar que el mar está lleno de vida y bajo su superficie hay un mundo todavía por descubrir. Por fin, parece que comenzamos de nuevo a ver que todavía hay cosas emocionantes por vivir y descubrir. Lugares a los que viajar para reencontrarnos con lo inesperado y sentir las emociones que hemos ido olvidando con el paso de los años.

Este es verdaderamente el objetivo del proyecto, recordar que vivimos en un mundo apasionante en el que hay mucho por descubrir.